sábado, 22 de julio de 2017

Una coincidencia

Ayer 21 de julio se conmemoró el nacimiento de Ernest Hemingway y de Robin Williams. Cualquiera con algo de cultura general sabe que ambos se suicidaron. El primero hace más de cincuenta años, el otro hace menos de tres. Yo no sabía que habían nacido el mismo día, me he enterado gracias a las redes sociales, por conmemoraciones que han hecho de uno y otro personaje. 

A Hemingway lo he leído poco, pero es de esos nombres que aparecen en mayúsculas. Robin Williams fue uno de esos primeros actores favoritos en mi vida. El protagonista de historias fantásticas donde yo y otros millones cultivamos bastante admiración.

La obra de ambos está ahí, para homenajearlos. Lo otro, sólo una coincidencia.